lunes, 12 de diciembre de 2016



Cántaro vacío


Cuando la oscuridad se hace presente
la poesía se viste de luto
y la tinta negra de la pluma
ilumina desde el inframundo.



Fragmentada por el devenir del tiempo
con una luz de candiles antigua
se aproxima la amante descarnada
a expeler su aliento en nuestra nuca.



Un escalofrío nos invade
al notar su gélida presencia,
escondida entre tumbas asonantes
vigila nuestros pasos en la tierra.



El silencio envilece su misterio,
las palabras son rescoldos en la lengua
cuando intenta pronunciar su nombre
y la incertidumbre se hace flecha.



Las saetas se detienen en el tiempo,
son cipreses apuntando al infinito,
el sepulturero se incorpora,
llueve sobre el cántaro vacío.



Bl0king

No hay comentarios:

Publicar un comentario