martes, 24 de enero de 2017




Poema a una escalera

Cuando las escaleras caen en el olvido
por el uso moderno de los ascensores
las costumbres quedan arrinconadas
por la tecnología implacable.

Pero cuando el elevador sufre
inesperadamente una avería
entonces volvemos al redil,
al escalón arcaico y pragmático.
Cuesta subir un desnivel
a través de tramos escalonados
pero nos hace ser conscientes
de que cambiamos de lugar
por cada paso que vamos dando.

En el aséptico ascensor
el espacio cambia a cada instante
aunque visto desde su interior
es una circunstancia imperceptible.


Bl0king

3 comentarios:

  1. Así mismo es, Blok. Por lo que deduzco que es mejor descubrir las cosas uno mismo, hacerlas palpables que imperceptibles.

    ResponderEliminar
  2. Hola Dayana, preciosa reflexión, aunque te confieso que a mí a veces me vence la pereza y hago uso de la tecnología para llegar a los sitios. Gracias por leerme y comentar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja soy de las que piensa que toda herramienta es importante para crecer.

      Eliminar