sábado, 29 de abril de 2017


Oficio de tinieblas VI

Mónada II

para qué renegar de tus raíces siempre serás una sombra en el gran laberinto unas huellas caducas en la arena del silo un orgasmo fingido en el lecho del tedio una voz abortada en la misma laringe los aplausos espantan a ciertas golondrinas cuando cruzan el cielo sajando los azules no llorarán las piedras al sentir tu caída


Bl0king



Viral  I

viernes, 28 de abril de 2017


Oficio de tinieblas VI

Mónada I

se inmiscuye la niebla entre los huesos no hay forma de evitar las pesadillas arde el silencio arde la noche arde el olvido


Bl0king



Poema a Excálibur

( Un perro libre allá donde esté )

Mirada sincera y limpia,
gesto noble,
amor desinteresado,
piel de cobre.

El meneo de tu cola,
cual cometa,
permanece en mi pupila,
luna inerte.

Un ladrido descarnado
que se clava
como un aguijón al rojo
sobre el aire.

Vuela libre,
amigo mío,
con tus alas desplegadas
sobre el cielo para siempre.

Bl0king

jueves, 27 de abril de 2017


Poema proletario 

Cuando el dinero nació
la fuerza de los hombres
se hizo esfinge.

Y encerrada en la clepsidra
se contrajo
sobre las gotas azules del yugo.

Amanecer de sangre
en nuestra historia,
sal y estiércol.


Bl0king

lunes, 24 de abril de 2017

La colmena

Las ventajas de vivir en una colmena son evidentes. En una vivienda unifamiliar las averías que se producen en la misma deben ser subsanadas por el propietario, en un edificio, por el contrario, todo el mundo corre con los gastos del arreglo.

Esa es una ventaja.
Pero también hay desventajas.

Contaré dos que me han pasado entre ayer y hoy, sin ir más lejos.

En mi edificio hay mucha gente que tiene perros y la mayoría de los dueños son responsables con sus mascotas. Pero en toda colmena que se precie también hay zánganos que se dedican a incordiar por sistema. Porque los hay que en lugar de bajar a su perro a la calle a hacer sus necesidades, los sueltan por la escalera y el animal busca el rellano de un piso donde dejar su líquida firma en el mejor de los casos. Como suele ser un momento breve no es fácil pillar al escritor dejando su rúbrica y además, a ver quién sabe a quién pertenece la susodicha.

Además de los zánganos, que los hay en una cantidad justa para alterar la paz de la comunidad, también hay problemas que se transmiten de unas celdas hexagonales a otras.

Por ejemplo, en la celda uno la abeja Filomena, que ya es anciana, tuvo un percance con su lavadora e inundó su suelo. La humedad, que es muy suya por no decir entrometida, enseguida penetró en la estructura de la celda y acabó saliendo por el techo de la celda de abajo, que es la mía, levantando toda la pintura de una forma surrealista.


Como en mi celda somos más de Velázquez o Goya, arte clásico, vamos, tocará llamar al seguro para lo segundo.


Y fregar el Amazonas amarillo para lo primero,(no sea que nos resbalemos y caigamos al salir del museo hacia el ascensor) pequeñas vicisitudes que ocurren en el interior de la colmena.

Tras el fin de semana, las abejas volveremos a salir, volando, a libar polen de distintas flores: oficinas, despachos, fábricas, restaurantes, hospitales... para sobrevivir en esta jungla de asfalto que es la urbe.

Los zánganos, mientras, seguirán lastrando nuestro vuelo con sus habituales mojones de insolidaridad.


Bl0king

sábado, 8 de abril de 2017

viernes, 7 de abril de 2017

Conmigo

Javi era un niño muy malo, pegaba a todo el mundo, menos a mí. Ni idea de por qué.
Recuerdo varias cosas de él:

Una de ellas es que era capaz de beberse una cocacola de golpe, tanto las de botella como las de lata. Ponía su cabeza hacia atrás y dejaba que se vaciara su contenido en la garganta. Eso siempre me fascinó, nunca pude hacerlo por más que lo intenté.

Otra cosa fue el día que le pegó una paliza a otro niño. Javi era muy corpulento y fuerte, el otro delgado y más débil. Me sorprendió ver como disfrutaba haciendo el mal, eso contrastaba con cómo se portaba conmigo, esa dualidad no la acababa de entender.

También recuerdo el día en que me daba vergüenza entrar en una clase llena de niños mayores en la escuela. Él estaba a mi lado y me dijo estas palabras: "no tengas nunca miedo de nada"
Quedaron grabadas a fuego en mi corazón de una forma perpetua.

La última es la más triste. Javi murió joven, no llegó a cumplir los treinta años. Una enfermedad acabó con su vida de repente.

Conmigo siempre se portó bien, sé que para otros fue un tormento. En mi mente hay una habitación reservada para él, a veces le visito y charlamos. Sigue siendo un niño. Yo cuando entro en esa habitación también. Caprichos de la memoria, supongo.

Y mientras los recuerde sobrevivirán conmigo.

Bl0king


Desfases III

En algunos cenizos escritores el ego es su ombligo de fuego.

Bl0king


Jack

Sobre las gélidas nieblas del Támesis
mis huellas serpentean humedades,
la carne deja un rastro en el ambiente,
metálico sabor de fresca sangre.

Depredador asiduo de burdeles
en busca de placeres imposibles,
la noche deprava mis sentidos
y afila los cuchillos de la muerte.

Cada homicidio supera al anterior,
úteros, riñones, corazones,
se quedan tan vacíos como yo,
sin savia sólo son quebrados árboles.


Mary Ann Nichols, tú fuiste la primera,
Annie Chapman seguiste la cadena,
Elizabeth Stride fue la tercera
y después mi memoria no recuerda.

Y mientras deambulo entre las sombras
el plagio a mi obra desmerece
la fama de asesino sinuoso
letal como las pérfidas serpientes.

Scotland Yard buscaba a alguien con capa,
a un varón homicida y solitario,
de mediana edad y un aire respetable,
carnicero, matarife o cirujano.

El misterio enturbiará las aguas
y mi abisal presencia se hará mito.
A veces los ángeles esconden
bajo de su belleza mil abismos.

Bl0king

martes, 4 de abril de 2017


A por setas con papá


Recuerdo una tarde de otoño. Mi padre me llevó a coger setas por el monte. Yo era muy pequeño, me costaba seguir sus grandes zancadas. En un momento dado íbamos caminando paralelos a un río, el suelo estaba lleno de hojas secas. De repente mi padre dio un tremendo pisotón al suelo ante mi completo asombro, y las hojas empezaron a retorcerse en espirales hasta descubrir
el cuerpo viscoso de una gran serpiente. La bota de mi padre se clavó con más fuerza y aunque probablemente ya estaría muerta como consecuencia de ello, mi corazón empezó a palpitar de forma salvaje, creo que también lloré.
La admiración que ya profesaba por mi padre aumentó ante mis ojos de niño, lo vi más alto, más imponente. Pero aun así, ya no quise volver más a recoger setas por las montañas.
Todavía en mis pesadillas actuales veo sus ojos de reptil y tiemblo como lo hice aquel frío día de septiembre.
====
Bl0king

sábado, 1 de abril de 2017

Crónicas urbanas II

Sucedió en el norte, en un pub tranquilo de una de las calles paralelas a la principal arteria de la ciudad.
Fue por la tarde, el local estaba a mitad de su capacidad, había bastante gente.

Una joven estaba sentada en su interior en una mesa con su niña en brazos, un bebé rollizo y hambriento. Estaba tomando un café con unos churros. En un momento dado empezó a dar el pecho a su hija.
Algunos empezaron a murmurar, incluidos los camareros.

Diez minutos después uno de esos camareros, tras consultar con el dueño, le dijo a la chica que estaba lactando que hiciera el favor de taparse que estaba molestando a otros clientes. Ella se negó, con asombro y enfado a partes iguales. Fue entonces cuando intervino el dueño y le invitó a abandonar el local si no deponía su actitud.

Y ella se marchó, indignada pero con la cabeza alta.
Vivimos en un país donde hay quien se ofende por sistema, nos asusta más un seno desnudo que un sistema corrupto.

A mí me lo contó ella, también me dijo que no volvió a tomar nada en aquel bar.

Francamente, yo tampoco.



Bl0king