viernes, 2 de junio de 2017

Pause

Y en este preciso instante

detengo la cascada, 
aun a riesgo de ser sepultado 
por las aguas que están en mi espalda.

A veces el silencio es necesario

para llenar el cántaro del alma.
Y mañana,
quizás sea el día indicado
para volver a cortejarla. 

La poesía es suave como el viento

acariciando algas milenarias.  

Bl0king

4 comentarios:

  1. Echaba de menos leer unos versos ...diferentes.He tenido suerte. Mañana será otro día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Michelle, tu presencia siempre me alegra.

      Eliminar
  2. Leerte siempre es un inmenso placer,
    no sólo para los ojos, sino para el sentir del alma.
    Gracias poeta.

    ResponderEliminar