viernes, 2 de junio de 2017

Pause

Y en este preciso instante

detengo la cascada, 
aun a riesgo de ser sepultado 
por las aguas que están en mi espalda.

A veces el silencio es necesario

para llenar el cántaro del alma.
Y mañana,
quizás sea el día indicado
para volver a cortejarla. 

La poesía es suave como el viento

acariciando algas milenarias.  

Bl0king

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.