jueves, 5 de abril de 2018





A quien corresponda

Bruja,
eres bruja
sin duda en mis designios
hipnotizando mis líneas
de defensa.


Maga,
eres maga
de falda tentadora
hechizando mis rectas
con tus curvas.


Reina,
eres reina,
la abeja seductora
que atrae con su zamba
a mis caderas.



Geisha,
eres geisha
de bellas proporciones
regando mi bonsái
con tu lujuria.


Bl0king

lunes, 2 de abril de 2018




El beso

Si la poesía es aburrida

yo no soy poeta.
Si la poesía es solo reglas
yo no soy poeta.
Si la poesía tiene límites
yo no soy poeta.
Si la poesía es de las élites
yo no soy poeta.
Si la poesía nunca escuece
yo no soy poeta.
Si la poesía no es nunca denuncia
yo no soy poeta.
Si la poesía jamás es rebelde
yo no soy poeta.
Si la poesía no siembra utopías
yo no soy poeta.
Si la poesía no estercola sueños
yo no soy poeta.
Si la poesía no injerta esperanzas
yo no soy poeta.
Si la poesía no admite silencios
yo no soy poeta.
Si la poesía copula al dinero
yo no soy poeta.
Si la poesía no es cielo e infierno

yo no soy poeta.
Si la poesía no es para los niños
yo no soy poeta.

Y si no lo soy
y tú no eres ella
¿quién somos nosotros
bailando entre letras?
Sigamos la música
de este vals sin nombre
donde las palabras
crean horizontes.
Si yo no lo soy
y tú no eres ella
seguirá el amor
lanzando sus flechas
hacia nuestros sueños
cuajados de estrellas.
Si la poesía no sabe besar
entonces, amiga...

Yo no soy poeta.


Bl0king




lunes, 19 de febrero de 2018





Recuerdos

Recuerdo olor a sándalo y a rosas blancas,
a chorizos ahumados en la despensa,
a olivas y cebollas en la ensalada,
a carbón en el patio y a leña vieja.

A gallinas durmiendo sobre la tapia,
a los gatos danzando sobre la luna,
a la lluvia mojando nuestros columpios
en las tardes de invierno, cortas y oscuras.

Recuerdo incandescentes brasas ardiendo
en la estufa oxidada de aquella estancia,
mi abuelo vigilante mirando el fuego,
y nosotros jugando bajo la mesa.

Las baldosas marrones del frío suelo
eran sendas secretas hacia los bosques
donde hadas misteriosas nos aguardaban
para hacernos volar sobre las nubes.
 
 Recuerdo el pan mojado con el aceite
y el sabor de las fresas recién cogidas,
la nata de la leche de nuestras vacas
flotando sobre el vaso de loza tibia.

La ingenuidad de creernos reyes
en juegos que obviaban nuestro horizonte,
las coronas de oro de nuestras guerras
ocultaban trincheras de niños pobres.

Bl0king

miércoles, 31 de enero de 2018



A contracorriente

Escribir por inercia es fácil, te dejas llevar y vas soltando lo que se te ocurra. Sin embargo, hay gente que escribe a contratiempo, forzando cada palabra, retorciendo lo obvio, obligándote a saborear cada línea sin prisas, incluso parándote a repetir una frase para acabar de entenderla, o intuirla.
Y no, no hablo de mí.
Estoy pensando en alguien en concreto, que me ha enseñado que el lenguaje es una poderosa herramienta de comunicación, con la que podemos transmitir sensaciones y sentimientos de una forma casi mágica.
Los textos correosos afilan nuestra mente, no hay que esquivarlos, al revés, hay que bucear en ellos para detectar si verdaderamente hay profundidad o si solo son charcos poco profundos con las aguas turbias.
Leer es anidar en otras realidades y hay algunas que causan escalofríos, sacuden el alma, electrificando todo tu presente.
Eso y más.
Pero hay que leer, claro.


Bl0king

domingo, 21 de enero de 2018



Poema del pacífico


Levitarás sobre mis cenizas
sobre las soledades de mi espejo, 
serás luz de azules en mi alma
con tonalidades del mar muerto.

Beberás de mis aguas espumosas
desafiando leyes y secretos,
un velero a merced de tu belleza
que navegue con el aire de tu aliento. 

Arrecifes de sal hacia tu espalda,
mareas de burbujas sobre el tiempo
que transcurre cuando nuestro sudor
resbala cadencioso en nuestros cuerpos. 

Un relámpago divide nuestra noche,
blanca bisectriz del firmamento,
orgasmo cincelado al horizonte
allí donde nacieron nuestros sueños.

Bl0king

miércoles, 10 de enero de 2018





El espectro cromático

Ya es viernes hoy, los viernes siempre me parecieron de color verde.
Son días que no se hacen demasiado pesados, porque conservan el aliento fresco del sábado inminente.


Los sábados los vivo en tonos azules, llenos de aventuras, sintiendo la libertad atenazada durante toda la semana.

Los domingos, parecidos a los sábados, sin embargo se dejan contaminar por la tormenta de los lunes con lo que el azul pasa a ser un violeta oscuro.
Son días para la reflexión semanal, para recargar pilas para la semana que viene, para estar en familia o en soledad, días extraños, agridulces.


Y llega el lunes, negros, sin ambages. Aunque hay días buenos, es tanta la energía que hay que hacer para empezar la máquina, al contar con inercia cero, que los lunes suelen ser días muy cuesta arriba, por no decir otra cosa.

Los martes se acercan al ecuador de los días laborables de la semana, el negro pasa a una tonalidad más clara. Llega el marrón, son días en los que cuesta encontrar algo positivo pero que acaban siendo más buenos de lo que parecen, aunque no siempre.
La inercia acumulada de los lunes los hace mejores que estos.

Y rodando, rodando, llegamos al ecuador laboral de la semana, el miércoles. El sol del trópico se pone naranja, pero en esencia son iguales que los martes, imprevisibles ellos, pero con un horizonte donde ya se vislumbra tierra a la vista desde las turbulentas aguas del mar de las responsabilidades.

Jueves. Son los limones de la semana, técnicamente son la víspera de los viernes, llega el amarillo a nuestro ánimo, tiñendo de optimismo el día, con lo que aunque son días inciertos suelen tener un hálito de felicidad subyacente.

Y así desembocamos en los verdes viernes cerrando el bucle elíptico de la semana.

Es por ello que suelo ver la vida en rosa, cubierto por el arco iris de mis subjetivas sensaciones, con una falsa sensación de controlar mi entorno, aunque de sobras sé que solo es mi imaginación, que tiende sus tentáculos hacia la vida para hacerla más digerible.

Bl0king



domingo, 26 de noviembre de 2017





Amor cibernético

Clítoris metálico
que acunas sinusoides de placer,
circuitos positrónicos que albergan
eléctricos encantos de mujer.


Vulva de titanio,
que seduces con lúbricos espasmos,
tus curvas de metal irresistibles
me tientan con lamer su frío tacto.


Cyborg mutante,
que el tiempo se detenga entre caricias,
quiero amarte como un robot esclavo
en un cortocircuito de energía.


Áspid de magma,
enlázame viscosa en tus anillos,
imanta mis deseos con tu magia
en un apocalipsis radioactivo.


Bl0king