domingo, 11 de diciembre de 2016



Cero

Como ya somos demasiados en la cripta voy a confesaros un secreto: cada uno de nosotros tiene un número asignado y cada cifra tiene un significado.
Las cifras pares irán hacia el norte y cultivarán los campos de letras, las impares virarán al sur y pescarán en los mares de palabras.
Los números primos recibirán privilegios importantes, serán poseedores de extensas bibliotecas, constituyendo así la élite de los números.
El número trece será desterrado a la estepa de los bestsellers.
Los números capicúa recibirán armas (diccionarios) para defender el reino de posibles ataques invasores.
¿Y cómo sé todo esto?
Pues es evidente:
Yo soy el inicio, el origen, la semilla. El más redondo de los números.
También soy el más presumido.
Cuando me pongo el cinturón soy el ocho.
Yo soy cero.



Bl0king


No hay comentarios:

Publicar un comentario